LA PATRIA DE TODOS: SU HOMENAJE PÓSTUMO

La muerte del capitán del Ala 14 del Ejército del Aire, Borja Aybar, fallecido este jueves 12 de octubre en acto de servicio, parece una de esas terribles  y misteriosas circunstancias en las que el sacrificio de uno sirve para ser la lección definitiva  de todos. Con frecuencia se ataca al Ejército como si su mantenimiento y existencia derivara de un caprichoso juego bélico. Pero lo cierto es que el Ejército, al menos el español, encierra la noble paradoja de que se prepara para la guerra porque quiere y desea la paz. Un hombre joven ha entregado por su Patria toda la vida que le quedaba por delante junto a su mujer, testigo del fatal accidente aéreo de su marido, y su bebé de meses. Se va en medio de los días más difíciles de la Nación en muchos, muchísimos años. Pero sabía que esa Nación podía exigirle un precio como el que ha pagado. Sabía que España podía serlo todo para él en un momento dado, el dramático momento de esta tarde. Sabía que España era lo más importante de su vida, sabía que España era una gran Historia en la que hoy suma con su muerte, sabía que España no había nacido “entre flores, fandanguillos y alegrías”…

Pepe Fuertes

 

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*